Los árabes sirvieron de intermediarios entre la cultura oriental y los pueblos de occidente; se distinguieron por su espíritu guerrero, su fantasía e ingenio, por la defensa de su religión, la hospitalidad y la fidelidad de la palabra empeñada.

Los antiguos pueblos árabes adoraron a los astros, las fuerzas naturales y los espíritus. A la llegada del islam se creía en un solo dios, Alá y su profeta Mahoma.

Islam significa “sumisión a dios” y sus adeptos son llamados “musulmanes” que significa “resignados”. Con el advenimiento del islam, la comunidad musulmana se rigió por el Corán.

EL IMPERIO ARABE